¿Qué hacer con las ligas de fútbol?

estadio-futbol-vacio

El coronavirus ha trastocado todas nuestras vidas y el futuro a corto/medio plazo sigue siendo una incertidumbre. La velocidad con la que se han presentado los acontecimientos y su continuidad, nos ha dejado a todos en shock, sin tiempo de reacción, sin poder planificar qué hacer y cómo hacerlo.

El mundo del fútbol como no puede ser de otra forma, también se está viendo afectado por el covid-19, y la resolución de las competiciones pende de un hilo. En el anterior artículo hablábamos de las donaciones de los futbolistas por el coronavirus y hoy nos toca tratar otro de los temas importantes.

A día de hoy, son muchas las ligas de fútbol profesional suspendidas momentáneamente y las posibilidades barajadas para su final son muchas, aunque ninguna termina por tener a todos contentos. Los intereses de unos y otros es lógico que no coincidan y como tal, la decisión que se tome finalmente conllevará alegrías y tristezas por partes iguales.

¿Qué hacer con las ligas de fútbol? Pues vamos allá.

 

¿Qué opciones hay para terminar las ligas?

En base a lo comentado anteriormente, se manejan varias alternativas para el devenir de las ligas de fútbol.

Vamos a ordenarlas de más a menos “extremistas”:

Dar por nulas todas las competiciones.

Es la alternativa más extrema sí, pero tiene sus defensores. Es verdad que quedan pocos partidos oficiales en todas las competiciones, pero pueden ser imprescindibles para el logro de los objetivos propuestos. Si por temas de fechas y de seguridad no se puede jugar más, es una opción a valorar.

Suspender las ligas, con ascensos y sin descensos.

Tiene sus detractores, pero quizás desde un punto de vista “objetivo” sea algo más justo que la primera opción. Se han jugado más de 3/4 partes de todas las competiciones y como tal, muchos equipos quieren el premio en los despachos a lo que se han ganado en el campo. Si no se puede reanudar, se eliminaría el castigo de los descensos y se premiaría a los clubes que estén arriba en la tabla.

Reanudar las competiciones.

La reanudación de las competiciones es evidentemente lo más justo, pero también tiene sus problemas:

  • Fechas

Es la principal traba que a todos se nos viene a la cabeza. ¿Cuándo se va a reanudar? ¿Cuántos partidos serán necesarios por semana? ¿Hasta qué punto es conveniente salvar una temporada para perjudicar el comienzo de la siguiente?

  • Contratos

Ojo a los contratos de los jugadores. Muchos futbolistas pueden acabar su contrato en junio y entonces, ¿qué ocurre con los partidos restantes?

  • Estado de los jugadores

Tras mínimo 2 meses de parón, ¿cuál va a ser el estado físico (y futbolístico) de los jugadores? Es cierto que a nivel profesional, los futbolistas deben cuidarse por lo que pueda pasar, pero no nos engañemos: es imposible que los jugadores mantengan las condiciones que se logran con el entrenamiento diario en sus clubes. ¿Alguna vez habéis estado preparándoos para algo y por algún motivo, habéis tenido que rebajar la frecuencia de entrenamiento? ¿Cómo os encontrabais al volver? Pues eso.

 

¿En el caso de que haya ascensos, quién asciende?

ascensos-futbol

Esta es otra de las preguntas mágicas. Si al final se decide optar por la segunda opción del apartado anterior (suspender ligas con ascensos y sin descensos), ¿quién asciende y en base a qué? Pues bien, de nuevo vamos a ver las opciones:

Tomar como base la primera vuelta

¿Por qué solo coger la primera vuelta si casi estaba acabada la segunda? El motivo no es otro que tomar como referencia una clasificación en la que todos hayan jugado contra todos. El calendario no engaña y es posible que algunos equipos se hayan enfrentado a rivales de menor entidad que otros, reflejándose tal situación en la clasificación. ¿Y los clubes que hayan remontado en la segunda vuelta y ahora mismo estén en puestos de ascenso? Imaginaos.

Hacer un playoff entre los primeros clasificados.

A priori ¿puede parecer justo no? Imaginémonos por ejemplo, que los 4 equipos que van arriba en una liga, están disputándose 2 puestos de ascenso. ¿Dónde está el problema? Bien, pues os doy la misma respuesta que en la introducción de este artículo, todo depende de los intereses. Está claro que esto favorecería a 3º y 4º y perjudicaría a 1º y 2º.

Ascensos según la clasificación actual

Es una opción genial para aquellos que están arriba, pero recibirá las quejas de todos los equipos perseguidores.

El principal problema de todos los métodos es que no son adaptables a los casos específicos. ¿Es lo mismo que un equipo esté en puestos de ascenso con 9 puntos de diferencia con su perseguidor a que únicamente esté a 1 punto? Pues no, pero no se puede hacer una norma para cada caso y en base a criterios personales. ¿Quién dice qué es justo y qué no?

 

El problema de los derechos de retransmisión

derechos-retransmision-futbol

Además de lo meramente deportivo, no debemos olvidarnos de que el fútbol también es un negocio.

Los derechos por retransmisión constituyen la principal fuente de ingresos de los clubes de primer nivel. Para que os hagáis una idea, el club de la La Liga Santander que menos dinero recibe por esta causa ingresa casi 45 millones de euros al año. Como es obvio, todos los clubes al realizar la planificación económica anual, cuentan con esta partida de ingresos para hacer frente a todos los gastos.

De suspenderse la Liga Santander, Telefónica no desembolsaría 160 millones de euros pendientes, además de recibir como devolución otros 100 millones que ya pagó a La Liga. Es decir, en esta “guerra” entre Liga-Telefónica-Clubes, hay en juego unos 260 millones de euros.

Esta es la situación en España, pero nos encontramos con el mismo problema en todas las ligas profesionales del mundo, sobre todo en aquellas más importantes. Por ejemplo, en Francia, el 47% de los ingresos de los clubes galos proviene de la retransmisión de los partidos. Se sobre entiende que, de no reanudarse las competiciones, muchos clubes modestos tendrían grandes problemas.

La pregunta de qué hacer con las ligas de fútbol tiene una difícil respuesta. Visto lo visto en este artículo, parece que lo mejor tanto a nivel estructural como a nivel deportivo, sería reanudar las competiciones cuando se garantice la seguridad de todos los implicados, pero la incertidumbre de los acontecimientos impide fijar unas fechas concretas para la resolución.

Intereses deportivos y económicos están en juego en estos momentos y los que deben tomar las decisiones están obligados a mirar por el interés general de los clubes.

Y vosotros, ¿qué creéis que pasará con las ligas de fútbol profesional? ¡OS LEO!

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *